27.6.04

200 AÑOS DESPUES ¿HAY UN PLAN QUE CONTEMPLE UNA ARGENTINA?

Mensaje
 

200 AÑOS DESPUES ¿HAY UN PLAN QUE CONTEMPLE UNA ARGENTINA?

CARLOS FIDEL

Economista docente-investigador de la Universidad Nacional de Quilmes

Estamos viviendo la crisis del modelo que se instaló a tambor batiente a mediados de los setenta y se continuó con fuerza con el plan de convertibilidad. El estallido afecta a todos y a todas las instituciones.
El término crisis tiene el significado de corte, interrupción  y desarticulación de las redes y flujos materiales y virtuales que surcan una sociedad. Como en todo tiempo de crisis en estos momentos estallaron las múltiples y contradictorias demandas sectoriales y de la población. Algunos reclamos vienen de lejos, otros nacieron como efecto y reacción a la situación de crisis; algunos son justificados, otros no tanto. Marasmo de posiciones que a veces se contraponen y en otros casos encuentran puntos de coincidencia. Se tiende a olvidar que sigue operando el poder económico más concentrando localizado en el ámbito del mercado financiero, los servicios básicos y las actividades de los recursos naturales; que agudizan y extienden las circunstancias de extrema pobreza. Si nos quedamos atrapados en la discusión de los temas del día se nos escapa los componentes esenciales que conforman los soportes y las articulaciones de un modelo económico y social.
Para encontrar el camino de la resolución de la crisis necesitamos tomar distancia del ardor de la confrontación de lo inmediato. Los tiempos de crisis son también períodos refundacionales,  donde lo que está en disputa es el modelo de país.
Pongamos una fecha cualquiera y la pregunta se puede formular de la siguiente manera: ¿qué país  queremos para el 2010?
El capitalismo no tiene una sola manera de organizarse. Hay dos instrumentos claves para organizar un país: la política económica y la política social. Ambos instrumentos están  fuertemente articulados, su implementación se puede separar transitoriamente, pero siempre son parte de una misma estrategia de configuración de un modelo de funcionamiento social y económico.
A partir de responder en qué país deseamos vivir en el 2010 se pueden elaborar las políticas de Estado de corto y largo plazo. Es cierto que su diseño no es sólo un problema técnico,  primordialmente es una cuestión política. Por eso,  sólo teniendo claro a dónde queremos llegar es que se pueden tener políticas técnica y socialmente sustentables.
Hay muchos escenarios posibles, quiero señalar en una apretada síntesis  por lo menos dos modelos en juego:
Ø     Un modelo donde imperen las decisiones del mercado y los que se queden afuera que vean cómo se las arreglan, un mundo social segmentado y con acceso a los productos y servicios sólo para los consumidores solventes. Con una inserción en el mercado global basada en las ventajas naturales y con baja densidad tecnológica local.
Ø     Un modelo donde imperen las decisiones de todos los habitantes procesadas por un Estado eficiente y participativo, en un mundo social integrado, marcado por una distribución igualitaria de la riqueza que permita el empleo pleno y el acceso a la cultura. Con una inserción en el mercado global en serie con los eslabonamientos productivos de densa tecnología, situado en la franja de la frontera de los productos competitivos.
 
En el mundo actual hay países que pueden ilustrar con hechos concretos los dos ejemplos anteriores, por cierto también hay otros modelos imperantes. No hay modelo sin conflicto pero hay viabilidades sociales imprescindibles de confrontar. Claro que esa disputa siempre pasa por la matriz de los procedimientos políticos, que son expresión de las fuerzas sociales concretas manifestando las opciones políticas asumidas como propias y dispuestas a encontrar el sendero de su organización. Sendero que necesariamente implica cambios de las instituciones y de los modos de operar de los actores actuales.   
La propuesta de privatizar la banca estatal y los programas que acuerda el gobierno con los organismos multilaterales no sólo genera ganadores y perdedores inmediatos sino que también moldea el país del año 2010.